Izamal, Magia en Amarillo

 

Por increíble que parezca, el hermoso estado de Yucatán solo cuenta con dos pueblos mágicos que por buenas razones se han ganado ese título: Valladolid y muy cerca de la capital Mérida está Izamal.
Para llegar desde Mérida hay que tomar la autopista que va a Cancún y en solo una hora estarás es éste pequeño pueblo muy conocido en Yucatán que es un destino turístico muy popular, pero posiblemente por su cercanía a la capital, mucha gente lo visita solamente durante una tarde y se regresan a la ciudad en la noche, sin saber que el mismo guarda bellos tesoros que bien valen la pena la pernocta de una noche o más. Si no tienes vehículo o no deseas manejar, también existe una pequeña terminal de autobuses que lo concectan con Mérida y las poblaciones cercanas.

Ciudad de las 3 culturas.

Desde que llegues a Izamal, verás en su arquitectura la predominancia de la época de la ocupación española en todo el centro histórico y que sus habitantes han tenido el acertado tino de pintar en tonos de blanco y amarillo brillante, lo que le da su aire mágico y querrás empezar a caminar inmediatamente por sus calles. En especial porque casi todas esas calles son de un solo sentido y para recorrerlas en auto, tendrías que dar varias vueltas para llegar al mismo lugar y más aún si deseas tomar fotos, es mejor poder detenerse sin preocupación de estorbar el tráfico.

La estrella del show.

La construcción más visible y que marca exactamente el corazón de Izamal es el enorme convento de San Antonio de Padua. Notarás que el mismo está aparentemente sobre una colina, pero la península de Yucatán es prácticamente plana, así que para darle altura, los Franciscanos lo construyeron sobre la antigua pirámide maya que se llamaba Pap-Hol-Chac cuyas dimensiones te imaginarás al ver el tamaño de la base sobre la que está construida la iglesia. De hecho, su atrio ostenta el título de ser el segundo más grande del mundo ¡después del de la Plaza de San Pedro en El Vaticano 😱!
Además de la bella arcada del atrio, debes pasar al templo donde está el altar principal cubierto en oro, dedicado a la Purísima Concepción. El mismo tiene santos y representaciones de la Virgen María en diferentes momentos de su vida.
Algo que nos llamó la atención es que a diferencia de muchos sitios históricos religiosos en México, éste convento todavía tiene miembros activos y tanto en su interior, como en los alrededores los podrás ver caminando ataviados con los hábitos correspondientes, que aparecen de repente como fantasmas del pasado y da una sensación de viaje en el tiempo.
Aunque hay partes cerradas al público por ser de uso exclusivo de los religiosos, puedes pasar al monasterio que inclusive cuenta con un pequeño museo muy barato ($5 pesos la entrada en febrero de 2020) donde podrás admirar arte religioso, los diferentes atuendos que utiliza la imagen de la Virgen María, la historia del convento, eventos importantes y fiestas del mismo, además de la impresionante arquitectura posterior al atrio.

Retrocediendo más en el tiempo.

Mucho antes de la llegada de los españoles, Izamal (que en maya significa “Rocío del Cielo”) ya era una importante ciudad donde se construyeron gigantescas pirámides que como te mencionamos arriba, una de ellas está debajo del convento. Sin embargo, mucho tiempo después de que la ciudad fue abandonada por los mayas, los nuevos pobladores creyeron que esas estructuras cubiertas por la selva eran colinas naturales, sin saber lo que se escondía debajo, por lo que también se le conoce a Izamal como “La Ciudad de los Cerros”.

Actualmente puedes acceder a los varios sitios arqueológicos con los que cuenta Izamal de manera gratuita, desde pequeñas pirámides como “El Conejo” en la calle 22, hasta la monumental Kinich Kamkó que ocupa toda una manzana y que requiere esfuerzo y cuidado el subir solo a su base principal, pero si tienes el ánimo, puedes ascender los últimos 7 niveles de una pirámide más pequeña que está encima de la principal y desde la cual se pueden apreciar espectaculares puestas de sol.

La entrada “oficial” a la pirámide está sobre la calle 27 pero en realidad no hay cercas, rejas o guardias alrededor de la pirámide que te bloqueen el acceso una vez que la zona está cerrada y que es cuando ocurre la puesta de sol, así que no será extraño que veas a otras personas (visitantes y locales) escalar la base para ver el espectáculo. Por supuesto que la falta de vigilancia no es excusa para dañar un valioso monumento histórico o llevarte “souvenirs” de la pirámide, recuerda que los siguientes viajeros tienen el mismo derecho que tú de disfrutar la experiencia sin daños.

Tierra de Magos.

Ya vimos 2 culturas de la “Ciudad de las 3 Culturas” (maya y española), ésta herencia ha dejado un hermoso legado en los habitantes de la ciudad pues aquí se concentran artistas de diferentes disciplinas que crean maravillosas artesanías que han ganado premios internacionales y que están expuestas en el museo de la calle 31 frente al Parque 5 de Mayo.

El Museo es una bella combinación de Galería de Arte, Cafetería y tienda donde puedes adquirir no solo lo que se produce en Izamal, pues el mismo ofrece el trabajo de artesanos de toda la península de Yucatán, así que no tendrás que recorrerla toda para adquirir artículos hechos con palma, Jipi Japa (que es una palma especial muy flexible de Campeche), semillas, henequén, filigrana, bordado, piedra, madera, palma, cestería, etc.
Frente al museo en el parque también se ponen los artesanos de Izamal para vender sus productos a precios muy accesibles y la estrella de los mismos son las hermosas hamacas hechas a mano y que son unos de los souvenirs favoritos de los visitantes que se quieren llevar de alguna manera la serenidad del lugar. Como siempre te sugerimos en éstos casos, evita el regateo por respeto y apoyo al hermoso trabajo que hacen éstas personas y que es su modo de vida.

Conociendo a los magos.

Si eres de los que disfruta ver como se crean éstas bellas artesanías y todo lo que se puede aprender de sus creadores, en Izamal están abiertos al público los talleres donde los artesanos te mostrarán como hacen hamacas, esculturas de madera, casas mayas en miniatura ¡y hasta joyería hecha con semillas y las espinas del henequén!

Nosotros ya habíamos escuchado que se podían visitar los talleres de Izamal, pero la verdad no sabíamos donde estaban y hasta que llegamos allá conseguimos un mapa impreso por el gobierno del estado, donde pudimos hacer un plan para ir. Sin embargo solo localizamos a 4 de ellos, cuya ubicación puedes ver en el mapa superior. Los demás no los encontramos pues estaba cerrado, no había algún letrero que los identificara o se mudaron y el mapa no se ha actualizado. De cualquier manera, los 4 que si visitamos valen mucho la pena.

El recorrido mismo a pie para llegar a los talleres también te permitirá ver el Izamal que no conocen los turistas y que está lleno de flores, árboles frutales, casas y jardines estilo maya, además de saludar a la amable gente que te encontrarás por el camino y no será difícil que te encuentres un grupo de “chivos” (cabras) regresando de pastorear en el campo.
  • Taller de Talla en Madera. Calle 21, entre la 22 y la 24.

Estando en la selva, uno de los materiales más abundantes es la madera, pero se necesitan conocimientos y habilidad para poder moldearla y crear las maravillosas esculturas, utensilios diversos, juguetes, etc. Aquí te recibirá su propietario y maestro artesano Gabriel Pérez quien te mostrará las técnicas y creaciones que le han ganado dichos reconocimientos.

  • Taller de Miniaturas. Esquina de la 26 y la 19.

Don Aureliano es de ascendencia orgullosamente maya y aunque en el folleto dice “Taller de Miniaturas” por las hermosas casitas estilo maya que fabrica, también encontrarás que el señor realiza pinturas, textiles y recuerditos con frases que posiblemente no entiendas porque como muchas personas en Izamal, don Aureliano habla al menos dos idiomas pero su lengua madre es el maya, aunque el español le es natural también. Así que abusando de su amablilidad, verás que interesante es escuchar y aprender algunas palabras y frases en éste bello idioma.

  • Taller de Hamacas. Cerca del Taller de Miniaturas continuando por la 19.

Al ser una zona tropical, los habitantes han sabido adaptarse al calor y uno de los hábitos que ha desarrollado es que prefieren dormir en hamacas que en camas como la mayoría acostumbramos. Tal vez suene raro, pero las hamacas además de frescas, son muy cómodas y aquí descubrirás como se utilizan porque, lo que nosotros no sabíamos hasta que llegamos a la península, es que hay que acostarse atravesado y no a lo largo de la hamaca como muchos lo hacemos por no saber. Así que aquí descubrirás éste y muchos otros secretos, además de como se hacen éstas laboriosas artesanías tejidas que le puede llevar semanas enteras de trabajo a sus creadores.

  • Taller de Espina de Henequén y Cocoyol. Calle 26 entre 45 y 47.

El henequén es una especie de agave que se utilizó mucho para la elaboración de cuerdas en los barcos del siglo XIX, fue tal su importancia que se le llamó el “oro verde” y le trajo fabulosas riquezas a los dueños de las haciendas de aquella época. Más tarde con la llegada de las fibras sintéticas, perdió su dominio en el mercado, pero nunca desaparecieron las creaciones con dicho material, en especial en ésta época de crisis climática pues el henequén es 100% fibra natural y ecológica.

Sin embargo, ésta planta no solo se utiliza para fabricar fuertes fibras, pues los artesanos han descubierto que sus toscas espinas pueden ser transformadas en delicadas creaciones de joyería y las mismas se pueden moldear y pulir para mostrar su belleza natural.

Te sugerimos que visites éste taller con calma y suficiente tiempo pues es el más alejado de los talleres, además de que su dueño y maestro don Esteban es muy dicharachero, alegre cantante y todo un showman que nos deleitó con historias y canciones de la cultura maya mientras veíamos como en sus hábiles manos se iba transformando una de esas espinas para convertirse en la réplica de una bella patita de caballo que nos regala y llena de emoción a Adriana por la magia que acabamos de presenciar.

Don Esteban también hace joyería con la semilla del Cocoyol que es el fruto de una palmera que se encuentra desde la península de Yucatán hasta Sudamérica y su dureza es tan famosa que se menciona en la leyenda de la Pirámide del Adivino en Uxmal, así que se presta bien para pulirla y crear “diamantes” vegetales 100% ecológicos, al igual que la joyería creada con la espina del henequén.

El Delicioso Momento.

Las siguientes recomendaciones son los lugares que nos consta que son donde podrás disfrutar de un delicioso momento.

  • Café Los Arcos. Arcada frente al Parque Itzamná.

Ideal para los que no nos llenamos fácilmente y traemos un presupuesto ajustado, aquí encontramos unas mega tortas a muy buen precio y abundante relleno vegetal. El sabor no ha sido el más espectacular que hemos probado, pero estaba bien para calmar el hambre. Otra cosa que te recomendamos aquí, si también eres #coffeelover es el café expresso.

  • ¡Dulces Momentos! En los parques públicos.

Hay dos postres que vas a querer comer todos los días y que son deliciosos en todo Yucatán: todo el día los helados por el calor y en las noches las marquesitas que son una especie de crepa crujiente hecha taco que va rellena de queso holandés y si deseas, algún otro ingrediente como plátano, leche condensada, crema de avellana, mermelada, etc.

  • Restaurante Zamná. Frente al parque Los Cañones en la esquina de la calle 31 con la 40.
Estando en el estado de Yucatán, no puedes ir a Izamal sin probar la exquisita gastronomía que la ha hecho famosa en el mundo y uno de los lugares que te recomendamos para éste fin es el restaurante Zamná frente al parque de Los Cañones. Un agradable lugar con deliciosos platillos yucatecos, tortillas hechas a mano y un ambiente familiar para disfrutarlos, además de que los precios se nos hicieron bastante razonables para el sabor y cantidad de los platillos. Aquí debes probar los Plátanos Fritos, la Cochinita Pibil y la Longaniza de Valladolid.

Desde la fachada parece pequeño, pero se extiende ampliamente hacia el fondo y es un excelente lugar para pasar el resto de la tarde degustando y conviviendo con la familia pues cuenta con estacionamiento propio y juegos infantiles.

  • Kinich. Calle 27 entre la 28 y la 30.

Sin lugar a duda el más famoso de Izamal, el restaurante Kinich es muy recomendado por buenas razones. Es uno de los más caros pero no nos pareció excesivo, en especial por la experiencia culinaria que te ofrecen, un ambiente muy agradable dentro de una antigua casona, mesas bajo techos de palma y acogedor, además del respeto a la elaboración tradicional de los platillos yucatecos que se sirven aquí.

Aquí no te debes de perder probar el Relleno Negro, la Cochinita Pibil, el Poc Chuc y la Longaniza de Valladolid. 😋 Ay, solo de recordarlos me vuelve a dar hambre.

  • Tuul. Dentro del hotel del mismo nombre sobre la calle 22, entre la 33 y la 31.

No solo por ser lo más conveniente al habernos hospedado ahí, sino por el precio y la atención que nos agradaron para hacer los desayunos aquí mismo que aunque no eran espectaculares, nos ayudaron a iniciar los días que estuvimos en Izamal llenos de energía.

A caminar la historia.

Ciertos días de la semana a las 8:00 p.m. en el Parque de los Cañones se reune la gente y acompañado de un guía, podrás conocer la historia de Izamal con ayuda de hermosos video mappings que se proyectan en las fachadas de casas ubicadas sobre la calle 31. Debido a la contingencia, ahoro no estamos seguros de que días de la semana se lleva a cabo éste recorrido, pero puedes preguntar en el Palacio Municipal cuales son las nuevas fechas. El mismo es gratuito, pero una propina para el guía siempre es bienvenida.
Como verás, Izamal tiene bien ganada su fama de pueblo mágico y es un imperdible en tu visita al hermoso estado de Yucatán. Así que apúntalo en tu “bucketlist” y no te pierdas ésta maravillosa experiencia.

Datos útiles.

  • No te preocupes del peaje desde Mérida, la salida a Izamal está antes de que llegues a la primera caseta de cobro, así que puedes tomar la autopista sin preocuparte por eso.
  • No hay cajeros automáticos de todos los bancos y hay negocios que no aceptan tarjetas de crédito. De preferencia lleva suficiente efectivo para los días que vas a estar.
  • Si quieres subir al atrio y tienes problemas de movilidad, puedes utilizar la rampa del lado de la calle 31.
  • El museo del convento no es recomendable para personas con problemas de movilidad pues requiere subir y bajar escaleras con siglos de edad.
  • Los accesos “no oficiales” de la pirámide Kinich están muy irregulares, ten mucho cuidado al subir o bajar aunque no tengas problemas de movilidad.
  • Hay varias teorías de porque Izamal está pintado de blanco y amarillo, pero la más aceptada no tiene nada que ver con el Vaticano. Descubrirás todas en el recorrido nocturno.

También puedes ver nuestro video.


Esperamos que ésta información te resulte útil y si te gustó ¡ayúdanos a compartirla en tus redes sociales. Disfruta mucho viajero pata de gato 🐾!


REGRESAR A MÉXICO




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Lo más visto: